Mostrando las entradas con la etiqueta Por momentos quisiera.... Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Por momentos quisiera.... Mostrar todas las entradas

jueves, 10 de septiembre de 2009

Por momentos quisiera...

...ser una de esas personas que se levantan temprano con facilidad, toman mate escuchando la radio y que para las 10 de la mañana ya vuelven a tener hambre y necesitan un yogurcito o algo.

sábado, 15 de agosto de 2009

Por momentos quisiera...

que tengas chat y me hables, frívolamente, un ratito porque sí de cosas al pedo y después te desconectes y me mandes un sms onda gps que me cuente por dónde andas y también a veces creo que sería muy bueno para mí si menos gente tuviera tu nombre, así dejo de andar sobresaltándome cada vez que alguien une en ese orden las cinco letras que suenan a vos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Por momentos quisiera ser más cinematográfica (o menos)

Camino por las calles de San Telmo, por la vereda de la sombra, y nada me detiene, ni siquiera las necesidades momentáneas, como por ejemplo la de fumar ese cigarrillo que pongo en mi boca con un solo gesto mientras sigo andando y prendo a pesar del viento, al que dejo jugar un poco con mi vestido negro.
Doy esa primera pitada que quema adentro, inhalo profundo y disfruto del gusto a humo. Este es el momento en el que debería empezar el soundtrack, siento, y hasta imagino una melodía un poco rockera, bastante indie, muy urbana, aunque sutil. Hay una guitarra que tendría que estar empezando a sonar ahora, pero mi guionista es bastante cínico.
Aquel viento amable se enreda en mi pelo largo y lo arroja sobre mi cara, de pronto hay olor a quemado, como a mala tintura o permanente berreta. La falda se embolsa y empieza a subirse, presiento que voy a quedarme pelada y desnuda por las calles de San Telmo, ahí en la vereda de la sombra por la que camino.
Pero como nada me detiene, sigo. Como igual siempre puedo, hago un gesto único, terminal, que me salva del exhibicionismo y también rescato el peinado. A la brasa ardiente ya no llego a contenerla y ella decide salir fuera del cilindro que la sostiene, volar libre una fracción de segundo y volver hacia mí a toda máquina. La veo venir, es un primer plano, primerísimo, de cómo violentamente se mete en uno de mis enormes ojos verdes. Me quema apenas la retina pero no es nada, ya pasa, dejá, dejá.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Por momentos quisiera...

...sufrir un trauma cerebral que me cause amnesia anterógrada para ir por la vida como protagonizando Memento o no, no, mejor conocer al Dr. Howard Mierzwiak y pagarle uno de sus tratamientos o no, no, mejor ser Lucy Whitmore o no, no, mejor nada de todo eso o no, no, no sé.

viernes, 11 de abril de 2008

Por momentos quisiera...

...ser una abogada en Nueva York y litigar con engreídos hombres de corbata muy seguros de sí mismos que no sospechan, ni siquiera imaginan que esa rubia linda de ojos enormes, sin flequillo, pero con el pelo largísimo se-la-recontrabanca. Gritar "objeción", escupir un "no más preguntas, señoría" y caminar triunfal dentro de mi trajecito súper elegante, oscuro y ajustado. Salir de la corte a zancadas, al ritmo del eco de mis tacos resonando en inmaculados pasillos.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Por momentos quisiera...

...ser una de esas personas con talento y buena estrella, para que las ofertas de trabajo me lluevan y yo las rechace. Que todo lo bueno me pase así, sin esfuerzo. Entonces sí, me dedicaría por fin a reirme de todo y de todos, relajada en mi casa preciosa mientras mi amor me cocina un pollo al horno y el retoño juega en la computadora.

Etiqueta: En realidad lo quiero todo el tiempo.

martes, 11 de septiembre de 2007

En todas las áreas

Déjà vu de lo horrible, angustia a lo desconocido, enojo porque no debería ser así, rollo, odio el rollo. Por momentos quisiera... hacerme chiquitita y desaparecer.

lunes, 27 de agosto de 2007

Por momentos quisiera...

...ser una joven promesa, tan deliciosa que, al verme en el espejo, no pueda refrenar las ganas de guiñarme un ojo a mí misma, cómplice, porque yo sabría, como ningún otro ser viviente en el universo entero, lo bueno que es estar ahí dentro de ese cuerpecito divino.

jueves, 9 de agosto de 2007

Por momentos quisiera...

...amarte y que ames, intoxicarme con tu aroma, ser cursi y decirte una frase como "intoxicame con tu aroma" para que vos te rías de costado, tan moderno y despeinado, antes de dejar todo lo que estás haciendo para venir corriendo a darme uno de tus abrazos.

martes, 31 de julio de 2007

Por momentos quisiera…

…ser una de esas chicas a las que llamo sarcásticamente “estelitas” y andar por la vida llena de deseos simples; pensar en banalidades con mi cabecita fresca por dentro y llena de claritos por fuera mientras oigo el tipi tap de mis tacos chinos golpeteando las aceras del microcentro porteño rumbo a la oficina, en la que trabajo de 9 a 18.

viernes, 20 de julio de 2007

Por momentos quisiera...

...saber cómo herirte verdadera y certeramente, dejar la bondad de lado y animarme a hacerlo para después darme el gusto de consolarte con besos y abrazos de los míos, y finalmente curarte todas las heridas hasta volver a tener ganas de dañarte.

domingo, 15 de julio de 2007

Por momentos quisiera...

...que estuvieras al alcance de un sms, para mandarme la cagada del siglo alguna madrugada borracha al escribirte un mensajito que diga algo así como "dale, hacé ya mismo todo eso que dijiste".

lunes, 2 de julio de 2007

Por momentos quisiera...

...darme el lujo de pasar del Wi-Fi, que en mi barrio es gratis, y dejar olvidada mi laptop ultra finita: que se quede juntando polvo en mi escritorio net, de diseño tan moderno, mientras yo salgo al sol.

jueves, 21 de junio de 2007

Por momentos quisiera…

…consolar todas mis tristezas con un hilarante intercambio de mensajes de texto desde mi celular tamaño muela, repleto de funciones que yo no sepa usar.

lunes, 30 de abril de 2007

Por momentos quisiera...

que el norte de mi vida fuera mantenerme en forma y un caniche toy mi compañía constante. Que tener las tetas más grandes sea mi mayor deseo y mi temor más profundo que se me caigan las extensiones capilares.