sábado, 31 de octubre de 2009

Querido Tatú Carreta:

Acá hay un sol re primaveral y el día es lo que otros dirían “hermoso”. Yo, encerrada en casa, aún en pijama.

Saludos,
la Reina de Mongolia

jueves, 29 de octubre de 2009

Querido Tatú Carreta:

Acá estoy, juntando anécdotas realmente patéticas para contarte luego y hacerte reír.

Saludos,
la Reina de Mongolia

martes, 27 de octubre de 2009

Querido Tatú Carreta:

La labilidad de las llamadas internacionales atenta contra nuestra estúpida comunicación.

Saludos,
la Reina de Mongolia

lunes, 26 de octubre de 2009

Querido Tatú Carreta:

¿Te acordás de nuestra vaca llamada Sunday Morning? Bueno, temo esté gravemente enferma.

Saludos,
la Reina de Mongolia

sábado, 24 de octubre de 2009

Querido Tatú Carreta:

Acá hay sol y los pajaritos están re atrevidos. Entran por la ventana y me miran amenazantes.

Saludos,
la Reina de Mongolia

martes, 20 de octubre de 2009

Todo lo que se pierde va a parar a un agujero negro ubicado en un lugar impreciso del tiempo y el espacio, pero que podría ser ahora y en la panza

el arito que le hace par a éste que quedó huérfano en mi oreja, el color a calor que nos daba nuestro amor, el cuaderno gloria tapa blanda en el que escribí mi primer cuento, el último regalo que me diste, mi diario íntimo de 1987, todos los viajes que no hicimos, mi remera favorita en 2007, las cosas que no te estoy diciendo, el paquete de yerba que acabo de comprar, las cosas que no me estás diciendo, la cartilla de la obra social.

jueves, 15 de octubre de 2009

Reporte de situación. 13.30, día de sol, aunque fresco.

El chico más lindo que puede haber en un 152 lee, sentado justo enfrente mío, El poder del ahora-Un camino hacia la realización personal. Yo, en una de mis mejores versiones, le hago espejo con mi libro, los diarios de Kafka. Podría ser el inicio de una estúpida aunque hermosa comedia romántica, pero soy muy prejuiciosa.

domingo, 11 de octubre de 2009

Twittiar compulsivamente de Amy March a Nietzsche.-

Ideal frívolo y profundo: Ser una Jo por dentro y una Amy por fuera-

Mujercitas
es un gran libro-

Todos deberían leer Mujercitas entre los 12 y los 17, nenes y nenas-

El problema con Mujercitas, para que le entre Retoño, es el título. Él se cree muy viril.

Jo March es la heroína que todas quisimos ser-

Las naricitas mínimas me subyugan y creo que es por culpa de Sarah Kay-

Louisa May Alcott y Sarah Kay marcaron mi vida: me gusta escribir y los sombreros enormes-

Yo, a los 16, vendí mi pelo (que llegaba a la cintura) y fui pelada mucho tiempo. No fue heroico, pero tuvo que ver con Jo March.

La que muere es Beth March, pero yo siempre deseé que muriera Amy, porque nadie merece tanto amor así tan fácil

Oh, Jane Eyre-

Los muchachos de Jo, mal llamado "Hombrecitos", es un gran libro también-

La novela Heidi está buena.-

Louisa May Alcott, Sarah Kay y Laura Ingalls marcaron mi vida y, ahora que lo pienso, es que estoy fuera de época.

Yo leí a Colette a los 12: mi mamá me dio Claudina en París creyendo que era tipo La familia Ingalls pero en Europa.

¿Es sano criar 1 niña del siglo XX leyendo Louisa May Alcott, juntando figus de Sara Kay y viendo La Familia Ingalls? ¿Qué onda el siglo XIX?

En el siglo XXI soy fan de Jane Austen.

También me acuerdo de Una Niña Anticuada y, oh: ¿qué hiciste pérfida madre con toda mi colección Robin Hood?

Cosas que hice por mi amor a las heroínas siglo XIX de mi infancia: Un libro-

Cosas que hice por mi amor a las heroínas siglo XIX de mi infancia: Adorar las polleras largas y enormes hasta el mal gusto-

Cosas que hago por mi amor a las heroínas siglo XIX de mi infancia: Usar trenzas aún hoy-

Cosas tremendas que viví x amor a las heroínas siglo XIX en mi infancia: Jugar a la ciega y/o paralitica (x rubia me tocaban Mary o Clarita)-

Fui una niña que leyó Colette antes que La isla del tesoro: es lógico el actual existencialismo de mi Retoño.

Consumí con ardor toda la saga de Claudina y mi mamá no entendía por qué no quería más Mafaldas.

Aún hoy creo que mi mamá se parece mucho a Caroline Ingalls-

Conozco a alguien que se confunde a Colette con Corin Tellado y es la misma persona que dice "knishe" cuando nombra a Nietzsche-

viernes, 9 de octubre de 2009

Cerramos un ciclo y ahora... a otra cosa, butterfly net.

Cambiamos peces por mariposas y ya soy sirena.

Todo fue tan lindo que WoW. Me siento muy PUM.




La crónica breve, 2.0, podría ser esta:

Funes y Luci encuadernaron non stop y llegaron a tiempo, con dedos rebanados y todo.

Mandamos invitaciones en tres versiones diseñadas por Lucas y Simón escribió algo así de lindo.

Paula hizo flyers muy divinos que Retoño y sus amiguitos repartieron por ahí.


Vinieron muchos amigos, gente cope que no podía dejar de estar y hasta llegaron familiares perdidos. Conocimos al Pasik más joven (un mes) y al mini pantera rosa (tres meses). Hubo emotivo reencuentro con mi primer mejor amiga. Tomamos cerveza en frascos. Como si un fausto no alcanzara había dos. Dije "te quiero" muchas veces y siempre fue verdad. Arrancamos, me daba vergüenza hablar, Nicoleta hizo amorosa presión. Dije gracias y ese tipo de cosas.

Mechi escribió algo hermoso sobre el libro y jura no tiene que ver con el amor y la amistad que nos unen. Lo leyó sin micrófono y se escuchó lo más bien.

Sebakis y Diego Arbit recitaron cosas muy bellas y dementes. Mi mamá reía. Mis vecinas estaban desatadas. Verdurita y Jackie eran las chicas más altas, pero estuvieron sentadas todo el tiempo. Había un porcentaje importante de niños, bebés y embarazadas, sin embargo hoy tengo resaca. Nos quedamos con Michu, Retoño, Mechi y Jara "hasta cuelquier hora".

Algunos momentos capturados por la lente de Retoño-

La pasamos bomba, parece que fue casi un sold out, los pocos ejemplares que quedan se consiguen escribiendo a editorialfunesiana@gmail.com-

The End.

Addenda: nc dobló papelitos desinteresadamente para los sobres del final de cada libro y nosotros, perros bastardos, no le agradecimos nada.

viernes, 2 de octubre de 2009

de pronto agarra y sale el sol, a todo nivel, y una saca el pelo a flotar por telmo y se calza las gafas negras, pero no por la darkitút habitual

sino porque cuando de pronto agarra y sale el sol, a todo nivel, una se vuelve a sentir una mini diva de pasado punk que todo lo puede y las botas violetas pisan fuerte y todo empieza a encajar en un lugar raro pero correcto, eso que era frío y oscuro ahora parece tan lejano y tan, pero tan estúpido que, sí, una decide que la patada en la cara que estaba dispuesta a pegar en realidad no la va a dar porque no quiere arruinarse las botas. Y ya.