miércoles, 15 de septiembre de 2010

Bipolaridad y sentimientos

Leía a mi nuevo autor que adoro y él contaba que una noche antes de dormir ejercitaba la memoria, visitaba una de las casas de su pasado y yo, que estaba en el colectivo que andaba por mi antiguo barrio, iba tratando de no recordar cómo era todo cuando vivía y caminaba por ahí porque no quería-podía entrar en el viaje. Igual se filtraron cosas. Evitar conscientemente algo es la forma más precaria y tosca de hacerlo de todos modos.
Cuando yo era de Parque Patricios abrí este blox, tenía el pelo largo como ahora, pero sin flequillo, y unos jeans por la cadera que realmente añoro, y también la mejor ventana que puede pedir una chica contemplativa de clase media esforzada. Por la ventana esa (estaba sobre una pared de ladrillos y medía cuatro metros hacia arriba por tres de ancho) podía ver la copa de un árbol que estaba lleno de arañas que entraban a casa y a lo largo de mi estadía en ese primer hogar miraba primero el horizonte, después el comienzo de obra de un edificio alto con obreros que a veces me silbaban y al final un montón de departamentos, algunos vacíos y otros habitados.

5 comentarios:

ww dijo...

cuatro metros de altura y tres metros de ancho o cuatro metros hacia arriba y tres hacia el costado.

Danixa dijo...

cuatro hacia arriba, de alto. Y tres de ancho, al costado. Je. Mix de nomenclaturas de medida. ¡Ñami!

AntOch dijo...

Qué lindo!
Cuándo no los obreros!!?

Migaja Migrante dijo...

Justamente nos estamos por deshacer de la casa donde viví durante 27 años y siento pánico.

Anónimo dijo...

Ay, me hiciste dar nostalgia de un barrio en el que no viví y de una ventana que nunca tuve.
Nancy que no se logueó